COMPROMISO

Cierro este año de sequía participativa en el blog, con la promesa de seguir compartiendo mis inquietudes motivadoras de 'novata' en el año 2018.

miércoles, 20 de diciembre de 2017

NOVATA 1

La atención a las personas mayores: La soledad en la tercera edad
Como novata inicio esta andadura anual con el propósito de compartir algunas ideas de cómo podemos mejorar el quehacer diario de nuestros mayores, desde un punto de vista del cuidador.
La motivación cobra en el anciano una singular necesidad que convoca a la familia y a quienes lo aprecien y conozcan desde un amor incondicional. 
¿Por qué el amor es la llave del cuidador? 
Me consta que sabemos de lo que hablo, o al menos lo intuímos; pero no está de más realizar una breve introducción al desarrollo de un tema controvertido: La atención a las personas mayores.

🔄 Quienes dirigen, organizan, asesoran, deciden sobre el cuidado y atención de las personas mayores en situación de soledad y posible riesgo de exclusión social, piensan bien inicialmente en lograr una atención primaria orientada a mantener su equilibrio físico.
🔺 Aunque la sociedad reconoce que cada persona es única y que precisa de una atención personalizada, no se percibe con claridad que resulta inviable un cuidado singularizado desde un punto de vista institucional u organizacional. Si esto se comprende entenderemos que la soledad no se arregla con botones de aviso, ni con una atención de profesionales al uso, sin duda necesarios para procurar la estabilidad física del anciano.
🔄 Nos encontramos ante una sociedad que contempla las relaciones personales en función del logro personal que ello suponga; una forma de utilitarismo que se sostiene en función de los beneficios que nos aporte una relación.
🔺 No es de extrañar que a la persona envejecida se le pregunte poco y se le escuche menos; de alguna forma, todos decidimos por él, por ella. Y es ahí donde comienza una historia llena de contradicciones: ¿cómo dejo que él/ella decida si pienso en lo mucho que le cuesta hacer algo y el escaso tiempo que tengo yo?
🔄 Nadie puede dar lecciones de nada, y mucho menos se puede hacer cuando hablamos del cudidado y atención a las personas queridas. Ahora bien, podemos analizar conceptos ligados al cuidado como lo son las horas que tiene un día y ver cómo podemos hacer que cundan los segundos.
🔺 La prioridad es la punta de lanza en la gestión de nuestras actividades. Y el brazo que sujeta esa punta tiene que ver con la atención que prestamos a las personas y a las cosas. ¿Nos fijamos en los demás cosificándolos? −Dejo en el aire esta cuestión para una intervención posterior. ¡Cuento con vuestras aportaciones!

martes, 21 de noviembre de 2017

EL CUIDADOR

La decisión


Cuando la persona que camina a tu lado, con la que acostumbras a tomar decisiones conjuntas, con la que compartes preocupaciones y alegrías te dice «no me dejes solo», te das cuenta de que has entrado en una etapa significativa en el enfermo de Alzheimer.

A su manera te está transmitiendo su preocupación ante la propia percepción de un ‘yo’ desdibujado. El temor de no comprender lo que le está sucediendo le lleva a reclamar una atención especial: te ha elegido como su cuidador. Y tú, que no puedes habitar su mente, entras en una etapa de tu vida que no habías supuesto.

Desde el inicio de la enfermedad, intuyes que también tú vas a experimentar cambios; los necesarios para ser receptivo, paciente, seguro, cariñoso, tierno, firme, alegre… Lo sabes, pero la teoría te resulta apabullante.

No tienes ni idea de cómo vas a orientar tus actividades para hacerlas compatibles con una nueva tarea para la que no te has preparado, ¿o sí?

Las sorpresas diarias que te depara tu ser querido te sitúa en la cuerda floja. ¿Dudas?, todas. ¿Temores?, algún que otro. ¿Rabia?, intermitente.

Así las cosas, las amistades, los familiares y allegados te invitan a que te procures ayuda personal psicológica. Pero para ti lo relevante es encontrar un lugar especial para que tu ser querido trabaje su mente y mantenga la motivación tan necesaria en el enfermo.

Todos ellos te ayudan en la búsqueda. Contactas, y vistáis centros preparados para los enfermos de Alzheimer. Es entonces cuando te percatas de algo que sabes bien: tu ser querido es único. Y lo sabes por amor.

Aunque en teoría todos los centros de atención sean magníficos, como cuidador has de tomar la decisión final. Eso sí, siempre que el enfermo se sienta a gusto una vez haya participado en alguna de las actividades que allí se realicen.

En el caso que nos ocupa, la elección del enfermo coincide con la del cuidador y con la de sus familiares. Sin duda es una buena noticia que se dé esta coincidencia. Aunque hay que señalar que es difícil que esto suceda a la primera.

Desenvolverse en el mundo de un familiar diagnosticado de Alzheimer, es todo un reto de vida en común por realizar. Nada se acaba: el amor, el cariño, el respeto, la pasión por el otro, las fiestas, los viajes…son fruto de la armonía entre dos seres cuyas mentes conectan aún en la desconexión de uno de ellos.

Cuando en párrafos anteriores he expresado mi duda, si uno se prepara o no para ocasiones como esta, entiendo que sí; y metida en ello estoy en el intento de construir un relato de experiencias que dejan huella y que son la sal de la vida. Con amor espero lograrlo.

Termino esta breve aportación como granito de arena a una charla divulgativa cuyos datos comparto aquí. Sin duda, los profesionales aportan el amor hacia los enfermos no cejando en el intento de lograr que aquellos se sientan lo mejor posible en el transcurso de la enfermedad.



lunes, 23 de octubre de 2017

HUMANICEMOS LAS RELACIONES


A vueltas con la inteligencia emocional y la tecnología


Viendo esta imagen puede darnos la sensación de que vivimos alejados los unos de los otros; aunque si uno lo piensa mejor, lo cierto es que nos hallamos lejos de nosotros mismos. Desconocemos los profundos sentimientos que nos mueven a actuar. Sin embargo, ante cualquier desacuerdo, echamos balones fuera.
Se podría concluir que desconectamos de nosotros para señalar a los demás de forma totalmente desnhinibida.
Apenas utilizamos ya el 'pen'; ahora llevamos los documentos a la 'nube' y los compartimos sin problemas.
Los cambios consustanciales al crecimiento personal en una sociedad mediática, suponen un problema para la tan ansiada felicidad; la buscamos fuera de nosotros y somos en realidad portadores de esa energía vital añorada. 
Viene a cuento este documento:  De la neurona a la felicidad